James Mejía, Author at Pa'Arriba Foundation
+593 99 057 7346
Info@paarriba.org

James Mejía

Mi ira, mis sombras, mi oportunidad

Mi ira, mis sombras, mi oportunidad

No hace falta convertirse en un enorme monstruo verde como Hulk para darnos cuenta que a veces nos cuesta manejar nuestra ira. En parte porque hay momentos en que esa ira es justificable.

Nos puede perturbar una injusticia en la sociedad, en el colegio o en el trabajo.

Nuestr@s hij@s, padres, madres, amig@s a veces hacen o dicen cosas que de verdad nos enojan –y a veces lo hacen de adrede.

O puede crecer la rabia al sentirse defraudad@s por algún ser querido que no responde como quisiéramos. Es demasiado común. 

La pregunta es cómo manejarlo

Porque nos guste o no, si no la trabajamos, la ira es un arma de doble filo: puede ser el camino a la sanación o puede convertirse en un odio tan grande que nos destroza a nosotr@s mism@s.

Hasta puede llegar a tener mucha más fuerza que la situación o emoción original que la produjo.

Pero a veces esto nos puede servir. Tal cual Hulk aprovecha su ira para enfrentar a los malvados de las películas, a nosotr@s la ira nos puede dar la fuerza que necesitamos para salir de situaciones tóxicas o para luchar por lo que consideramos que es lo correcto en la vida. 

Hasta que nos consume…

Sin embargo, llegan momentos en que nos damos cuenta que la ira no está permitiendo que avancemos en la vida.

Como dijo la recientemente fallecida y enormemente admirada Jueza Suprema Ruth Bader Ginsberg (#RBG), “no debemos dejarnos distraer por emociones como la ira, la envidia o el resentimiento. Tan solo nos restan la energía y nos desperdician el tiempo.”

L@s participantes de la rueda de esta semana salieron no con una #perladeinspiracion sino con muchas.

Y lo más interesante: todas tienen que ver con la forma en que cada un@ se relaciona consigo mism@.

¡Sorprendente, quizá! Porque lo más típico en un momento de ira es culpar al otro o a la otra por ese mal rato que estamos viviendo.

En nuestra rueda: la sabiduría de la comunidad convirtió esta emoción tan fuerte en una oportunidad de sanarse a si mism@. 

8 tips para enfrentar la ira

A continuación compartimos tan solo algunas de las experiencias de vida que sirvieron a nuestra comunidad para superar el reto:

  1. He tenido que perdonarme yo por lo que he creado o permitido que se produzca en mi vida. 
  2. Ha sido importante para mi definir qué es lo que realmente quiero en mi vida y cómo alcanzarlo. Eso depende de mi, y solo de mi.
  3. He aprendido a aceptar mis propias emociones y darles su espacio merecido en mi vida, sin juzgarlos. Así puedo conocerme y aceptarme tal como soy.
  4. He aceptado que nadie tiene el derecho de influir en mi propia paz y estabilidad.
  5. He dejado de tratar de cambiar a l@s otr@s. Nadie puede cambiar a nadie. Solo puedo cambiar a mi mism@.
  6. Me he dado cuenta que todo regresa a mi vacío. Si hay algo que no he trabajado en mi, todas las relaciones que vivo servirán para reflejar esa necesidad hasta que la llene.
  7. He aprendido a alimentarme con trabajos de cuidado de mi misma y lo hago con disciplina. Primero me cuido yo.
  8. He descubierto que esto también pasará. Tanto lo que catalogamos como bueno al igual que lo que vemos como malo pasará en el transcurso de la vida. Es mejor aceptarlo todo con calma y sin dolor.

Tal como el pájaro tiene su vista panorámica de la tierra abajo, la rueda nos permitió descubrir que aún cuando pensamos que la provocación de la ira está en l@s demás, en realidad hemos visto que está en nosotr@s aprovechar la situación para crecer.

Read more

Hubo dos caminos… Yo tomé los dos. En paz.

Hubo dos caminos… Yo tomé los dos. En paz.

Hay un poema famoso del poeta norteamericano Robert Frost en el que se encuentra frente a dos caminos en un bosque y no sabe por cuál camino transitar. De hecho, ambos caminos se ven bien y él piensa que posiblemente podrá caminar por el camino no escogido a futuro. Aunque tal vez, ya que un camino lleva siempre a otro, posiblemente él no volverá a ese sitio jamás. Es en ese momento que toma su decisión, mundialmente conocida, de “tomar el camino menos viajado”. Y él asegura que tomar “el camino menos viajado,” es decir, el menos común o tradicional, “ha hecho toda la diferencia en su vida.”

El vaivén de la vida

En la rueda de Conversando con la Veci(ndad) de esta semana, el grupo decidió hablar de sus dificultades para encontrar el equilibrio entre lo laboral y lo personal.

El tema siempre resulta complejo, pero más aún ahora que estamos en la pandemia del COVID.

Es como si el trabajo invadiera la casa, y no solo porque muchas personas hemos tenido que volcarnos hacia el teletrabajo. Sino también porque parecería que se han desdibujado las líneas que separan el espacio íntimo de la casa con el de la oficina, sobre todo para las personas que tenemos la posibilidad de trabajar con la computadora.

Entonces, los correos llegan a la medianoche y los contestamos a la madrugada. Y el fin de semana se vuelve también una extensión de los días hábiles.

Así somos más productiv@s. ¿O no?

Para algun@s participantes de la rueda, el poder mantener una conexión virtual –sea de trabajo, colegio o a nivel personal– ha sido la salvación en estos tiempos de encierro. Ha llenado los vacíos dejados por la falta de contacto físico.

Para otr@s se ha convertido en un momento de pausa, que nos da la oportunidad de reflejar sobre cómo queremos vivir nuestra vida, no solo ahora sino también post-pandemia. Porque lo único que tod@s acordaron es que vivir con un ritmo 24/7 de trabajo no solo que no es productivo, sino que no es sano.

Y que nos está obligando a desapegarnos de lo que no es importante y enfocarnos en nuestras prioridades de vida.

Soy lo que soy, no lo que hago.

Nadie le quita mérito al trabajo. De hecho, es con esfuerzos constantes y disciplinados –mezclados a veces con un poco de suerte– que logramos salir adelante. Pero la comunidad fue insistente en la necesidad de ser, de encontrar la paz en nuestras acciones.

Al final, el trabajo es solo trabajo. En el trabajo no somos imprescindibles, pero sí lo somos para nuestros seres queridos y para nosotr@s mism@s.

Con lo que nos llevamos la necesidad de encontrar el equilibrio, de tomar el camino que combine suficiente trabajo como para sostenernos y crecer profesionalmente, sin descuidar lo más importante en nuestras vidas.

Por ello la perla de esta semana es:

¿Tú también estás frente a una gran decisión de cómo llevar adelante tu vida con equilibrio? Cuéntanos cómo lo vas a lograr o cómo lo lograste en el pasado.

Read more

¡No me haga daño!

¡No me haga daño!

El jueves anterior en la rueda Conversando con la Veci del proyecto NO MÁS EN ECUADOR , salió un problema muy grande que nos aqueja desde el norte al sur de América, tiene que ver con la VIOLENCIA generalizada.

Países como México, Colombia, Honduras, Guatemala, El Salvador, Venezuela, están a la par en violencia como Afganistán, Siria e Irak. Nos parece inaudito que la gente amable como la latina, vaya perdiendo ese calificativo y que nos ubiquen como los de mayor criminalidad en el mundo.

Continuando con la historia, hace mucho tiempo el pasar por una circunstancia de peligro era de asombrarse, ya que todos nos cuidabamos, la situación de trabajo era distinta, la economía era diferente, las necesidades eran otras.

En la actualidad

Hoy por hoy casos como robos de celular son comunes, asaltos en tiendas, a farmacias, a transeúntes vulnerables, asaltos para robar autos a pedido, robos a mano armada en las esquinas, todo es MUY COMÚN.

Pero, ¿qué es lo que hace común de todo lo anteriormente mencionado? que las personas involucradas, provienen mayormente de familias disfuncionales, pobres en economía y en principios, que lo fácil es más productivo que leer, estudiar, prepararse o trabajar esta última opción no es para ellos, es mejor consumir droga o alcohol para olvidar sus precariedades.

En consecuencia, dichos semejantes se vuelven violentos para satisfacer sus necesidades básicas de adicción, es raro saber que un ladrón lleva su botín para darle de comer a sus hijos o para llevarle algo a su esposa.

El conseguir todo en función de la fuerza, agresión o del atraco, es un “modus operandi” o un grito desesperado para que toda la sociedad regrese su mirada hacia este rincón. Personas vulnerables se tornan en violentas por la escasez de oportunidades. ¿Qué oportunidad puede tener un niño cuando su padre al llegar ebrio lo golpea igual que a su madre?

¿Qué ejemplo puede ser para su casa, una persona que roba o mata?

Un niño qué tipo de persona puede llegar a ser, si queda en abandono total y se cría con las leyes de la calle? O peor aún cuando los padres enseñan a sus hijos este tipo de artimañas.

El miedo nos hace presas fáciles de los malhechores armados, siempre es preferible perder algo material a perder la vida

No miremos a un lado

Apreciemos la vida y demos gracias por no pasar por ningún tipo de peligro de esta naturaleza, pero veamos ese entorno que rodea al individuo que tenemos al frente, de pronto, un ser sin cultura, despreciado, sin ningún tipo de estímulo para ser mejor, sin afectos, muchas carencias en lo material y espiritual, y tal vez con atenuantes en su interior.

Existe una sociedad que brinde las oportunidades de educación, trabajo y motivaciones para que las personas se sientan incluidas que sepan que son parte fundamental de una comunidad, y que se sientan útiles?

No es culpa de nadie nacer en una familia con carencias, pero sí es TU CULPA no hacer nada para cambiarla.

#NoMásViolenciaenLatinoamérica #QueremosLaPaz #ConversandoConLaVeci #QuitoSinViolencia #NosQueremosASalvo

Read more

El momento en que el SÍ se convierte en NO MÁS!!

El momento en que el SÍ se convierte en NO MÁS!!

En nuestra rueda de Conversando con la Veci se vuelve recurrente un tema que nos aflige como sociedad y como ser humano, y más aún como representante del género masculino.

Como les comentaba, el problema de violencia hacia la mujer es muy marcado, no por ello que el INEC nos dice que 6 de cada 10 mujeres son atacadas o agredidas de cualquier manera, siendo una cifra muy escalofriante. (https://www.ecuadorencifras.gob.ec/violencia-de-genero/)

Continuando, ¿cómo es posible que la mayoría de agresiones provengan del sexo masculino? ¿Porqué la pérdida de los estribos casi siempre proviene del hombre?. Éstas y muchas preguntas quedan en el tintero tratando de buscar las respuestas correctas, pero no las hay porque la violencia no debería existir dentro del hogar.

Historia de Amor

Como en los cuentos de hadas: una chica , como todas, con sueños, aspiraciones, metas por alcanzar, sueñan con lograr una carrera profesional, un futuro lleno de armonía y bienestar, y por qué no? con hijos a lado de un buen ser humano para caminar felices juntos hacia el ocaso de la vida.

Por otro lado, un muchacho con las mismas metas y aspiraciones de lograr un futuro de bienestar y alegría en su vida y también por que no? con hij@s en un hogar estable y que a su vejez haya dejado un legado para sus nietos o posteriores generaciones.

Esta chica “María”, un día se cruza en el destino de este muchacho “Juan”, el romance toca la puerta de ambos, y así empieza un camino de rosas, mariposas en la panza, flores, llamadas, invitaciones, salidas y el compartir de sus actividades, al punto de NO QUERER SEPARARSE NUNCA!!

Alargando la historia, el tiempo transforma ese enamoramiento en noviazgo. La necesidad de estar uno con el otro es imperiosa y conlleva a que sus pensamientos se vuelquen a un sueño mayor de ESTAR JUNTOS PARA SIEMPRE!!!

Prosiguiendo, el amor es infinito, sus manos se entrelazan y ante toda la familia tanto de uno como del otro se oye un ROTUNDO SÍ ACEPTO! y sus cuerpos se vuelven UNO.

La Magia del Matrimonio

La convivencia del matrimonio quita las vendas de los ojos y manifiesta las responsabilidades que esto conlleva. El formar un hogar, atender las necesidades básicas de los que le conforman, velar por la salud de todos, cuidarse uno al otro y custodiar la economía familiar.

Se deja de ser singular para ser plural : AMBOS, TODOS .

No sabemos en qué segundo del reloj, las mariposas en la panza se comienzan a morir, las flores se marchitan, las llamadas amorosas se desvanecen, las salidas ya no existen y el compartir se vuelve insoportable.

Mas aún, el fastidio hace presa de los dos, las discusiones son frecuentes. Los atenuantes como el alcohol, la ira, la frustración, la dificultad, el rencor, todos ellos hacen su trabajo. De repente, se oye gritos y una mano llega con furia al rostro de la persona de la cual nos enamoramos, de la cual, ante un altar juramos cuidarla, a la persona que un día dijimos querer con toda el alma.

En esta historia, lo más lastimados son siempre los hij@s porque sabemos que por una u otra razón, la violencia es mala, dañina, cruel. Pero por vergüenza la callamos y la mantenemos latente no solo por días, semanas, o a veces por años.

Un grito desesperado

Con el primer maltrato el sueño de hadas, se convierte en pesadilla, las amenazas, los insultos, los golpes, las violaciones se vuelven frecuentes.

La tristeza es la compañera habitual, la culpabilidad está en nuestra mente, la alegría se esconde, la sensualidad se indigna, la escapatoria se desvanece.

El tiempo marca su paso, el peldaño hacia lo profundo se presenta una y otra vez hasta que el oxigeno no llega más, te mueres en vida y consideras que todo lo que pasa es “normal”.

Ya en lo profundo del abismo un ligero rayo de luz se ve, tus pies tocan fondo y la mirada de tus hij@s te revelan que no hay cabida para un golpe más , y desde lo más recóndito de tu corazón sale el último gemido de aliento con el rugir de una leona lastimada diciendo YA NO MÁS!!

Es despreciable ver que una persona maltrate a un animalito; es imperdonable ver o escuchar que un ser humano lastime a otro, contrariamente a lo que se juraron mutuo amor eterno .

Encontrar la salida

Me indigno saber que un hombre por celos, inseguridad, por no tener el control, maltrate a su novia, esposa, madre o hija. Es momento de reaccionar ante esto.

Es mejor un buen divorcio a un matrimonio perverso.

Las peleas siempre se evitan para no lastimar o salir lastimado, ¿porqué en el hogar es tan difícil la comunicación entre las parejas?

El diálogo sano, mirándose a los ojos es un buen sistema para razonar desde el yo profundo, sin mentiras, sin rencores aceptando los acuerdos, las decisiones y por supuesto las consecuencias de nuestros actos.

Dentro de esa charla encontrarán las mejores decisiones para cada uno en beneficio de los demás y por el bienestar de TODOS.

Qué necesidad existe en llegar a la agresión, a la ofensa, a la humillación, al rencor, a la discordia cuando en el pasado entre los dos había siempre muestras de afecto, cariño, devoción, interés por el otro de manera espontánea .

Porqué la ofensa hoy? , porqué el grito, el porrazo? cuando ayer solo eramos caricias, ternura y todo AMOR.

Read more

Cuando un/a amig@ se va

Es tan fácil de decirlo: SE MURIÓ! pero un simple abrazo no lo cura, las palabras quedan muy cortas, su presencia se desvanece como bruma en el viento.

El dolor que nos causa esa ausencia es infinita y a veces no sabemos como sanar. El llanto no cesa a pesar de que ya no hay lágrimas que derramar.

El corazón queda estrujado, como pañuelo enjugado en tanta tristeza, que solo palpita por inercia y no por deseo.

Entonces, de repente, tratan de animarte, consolarte, darte un poco de aliento para poder levantarte y sobrellevar esta carga que solo te destruye a cada paso, preguntas ¿por qué? y lo único que deseas es partir con él/ella para no sentir su falta.

Pasan los días como pasa el viento

Después de todo ese dolor tratamos de recomponer y de seguir adelante. Te levantas esperando saber que no fue más que una pesadilla, pero la realidad te vuelve a inundar la vista.

Te mojas la cara y dejas un poco de lágrimas en el baño, caminas cual zombie sin alegría alguna. Miras a los que te acompañan y notas el reflejo de tu mismo semblante.

Los días pasan y no hay retorno, poco a poco el corazón comienza a latir sin sobresaltos, la vida sigue su curso.

El nuevo despertar

Con el paso de estación, el sufrimiento se ha mitigado apenas y con cada grano de arena en el reloj, el suplicio de su ausencia en menor.

Un dia de repente, sientes una fortaleza en el corazón que te invade y que te lleva a sonreir nuevamente, tu sensibilidad está a flor de piel y en tu interior encuentras una luz ardiente que te dice: “estoy aquí , contigo!”

La muerte solo se vuelve una expresión y una seguridad en el futuro, lo importante es disfrutar de los que tenemos ahora, dejar un legado, brindar sabiduría para los menores y esparcir cariño a todos los demás.

El tiempo pone las cosas en su lugar, va sanando la profunda herida y dejando las cicatrices de lo que uno ha amado. Y sobre todo, debemos abrazar los lindos recuerdos , los bellos momentos que aprovechamos en el tiempo que pudimos compartirlo.

Solo un hasta luego querid@ amig@, ya nos estaremos viendo … espero que no muy pronto!.

Read more

¿Durmiendo con el enemigo?

La rueda anterior en Conversando con la Veci: “María” nos comentó de un problema que le estaba quitando el sueño, 36 años de casada, una pareja de hijos grandes, un esposo “común” (machista y voz de soldado).

En este párrafo, ella nos cuenta que lamentablemente su “general” se contagió del Virus y tuvo que hacer lo que toda esposa abnegada haría por su hogar, cuidar del enfermo a pesar de los gritos, malos tratos y de los malgenios de parte de su esposo.

Consecuentemente, pasa a convertirse en la “única cabeza de hogar”, pero las exigencias de sus hijos le hacen sentir como “la última pieza del engranaje” sin darle la importancia, solo sirve para que las demandas sean satisfechas, como por ejemplo: comida, ropa, dinero, etc.

Además, como es de imaginarse en confinamiento de 24 horas, 7 días a la semana, las demandas se vuelven más exigentes y no acaban a ninguna hora.

Por lo tanto, muchos sueños por el suelo, mucho cansancio a cuestas y con las ganas de salir corriendo a cualquier lugar tranquilo a solas.

¿Qué se necesita para un cambio ?

Como resultado y después de mucho rodar, de sentir las energías agotadas, una voz potente sale de lo más profundo : YA BASTA!

Es que no nos damos cuenta del trabajo, esfuerzo y sacrificio que una persona hace por nosotros?

Ya no es obligación que alguien esté pendiente de un@ o velando por nuestro bienestar y/o salud.

Que la famosa “cesta mágica” de la ropa se limpia y se dobla sola, o que en nuestra mesa hay manjares que ni cuenta nos damos de ¿cómo llegaron ahí?

Ciertamente, no se precisa de un pago monetario; se requiere de reconocimiento, condescendencia y de agradecimiento, este último punto, olvidado en alguna ocasiones, sin saber que UN SIMPLE GRACIAS habla más que mil palabras.

Mejor es aún cuando las tareas y todo lo que interviene en el hogar es compartido, y es recíproco. El amor es así se ama y se deja uno amar.

Lo más importante es que en el hogar todos los integrantes participen de este cariño y de cuidarse uno a los otros, así se conforman LA FAMILIA, de esta manera se mantiene el HOGAR.

Read more

¿En qué momento desapareció la honestidad?

En la última rueda de Conversando con la Veci(ndad), abordamos el tema de cómo la corrupción ha crecido de forma desbordante. Ha llegado a un punto en que nos indigna, nos causa ira, nos sentimos como bobos. Y lo peor: se habla del cambio pero no pasa nada.

Por lo tanto, ¿de qué sirve tener las leyes si podemos buscarles grietas y zafarnos de ella? No sirve de nada, si campea la impunidad, el “amigazgo”, la “palanca”, o “ese” contacto.

Los brazos de la corrupción son tan grandes que llegan a un sinnúmero de tópicos: negocios, deporte, arte, cine y por supuesto, a los gobiernos.

Preguntas que resuenan

Entre los participantes nos preguntamos ¿y dónde quedó el respeto al bien ajeno?

¿Dónde se enseñó que el dinero del Estado era para los que lo administran?

¿Cuál es el principio de que yo debo ganar a costilla de algo que no es mio?

¿Dónde se enseñó que el hecho de hacer trampa es sinónimo de “viveza” en sentido positivo?

Tantas preguntas que quedan en el limbo.

Sin embargo, en la rueda, nosotr@s sí encontramos las respuestas a muchas de ellas y todo radica en la conciencia de valores. Por ejemplo, cuando a tu hij@ le enseñas a saludar a las personas mayores, a respetarlas por su condición de “sabi@s” del tiempo. Al inculcar desde pequeñ@s a referirse a las personas con palabras amables, en vez de enseñarles con gritos, golpes o palabrotas.

O también cuando eres tú el ejemplo al acatar las leyes básicas de convivencia: mantener limpio tu hogar, poner la basura en su lugar, evitar desperdiciar los recursos, ser gentil con los animales, y tener un entorno agradable para la familia y l@s demás.

Otro principio del cual debemos mantener a la cabecera de todo es que debemos tratar a las personas como nos gustaría que nos traten, y nunca debemos tomar algo que no es nuestro.

Reglas sencillas y básicas que se han perdido en el tiempo, en la escuela, en la universidad, en la vida.

Lo más importante es saber que no todo está perdido. Cada un@ de nosotr@s somos entes sociales y de nosotros depende que la sociedad tenga un rumbo diferente. No nos dejemos llevar por esas “garras de la corrupción”. Hagamos el pacto de cobrar y pagar lo justo. No entremos en las “coimas”. Si lo rompo, lo pago. Si ofendo, me disculpo. Siempre el camino debe ser el correcto, porque los atajos me traen problemas y lo que no me pertenece se devuelve.

En conclusión, en la rueda de esta semana aprendimos de las experiencias de vida de l@s participantes que el llevar estos principios sencillos dentro de nuestra vida, logrará transformar nuestro hogar, nuestra comunidad y en suma, a nuestra sociedad. Es por esto que la perla de inspiración de esta semana es:

#NoMasCorrupciónenEcuador #ConversandoConLaVeci #LosHonestosSomosMás #YoHagomiparte #YoCumplo #RespetolaLey

Read more

¿Dónde está mi amor propio?

¿Dónde está mi amor propio?

En la rueda de diálogo de Conversando con la Veci(ndad) del jueves anterior hablamos de temas muy importantes como por ejemplo:

El hecho de tratar de complacer a los demás.

El no tener una voz en contra de situaciones que no nos gustan.

Hacer lo que le piden a pesar de que no está a gusto con ello.

Vestirse de la forma que le pide el novio y no de la manera que le gustaría.

Soportar palabras hirientes y burlonas de los amigos.

No poder decir “basta” que eso me lastima.

Algunas de estas situaciones pasan a menudo y con personas muy cercanas, pero no somos capaces de poner un freno, por temor a lastimarlas, o a dañar la relación de amistad, o simplemente porque NO nos atrevemos.

Escuchamos problemas muy similares que también otras personas han pasado y de la manera de cómo lo solucionaron:

Comentaron que lo más importante de la vida es: UNO MISMO.

De que debemos aprender a gustarnos tal como somos.

“Debo sentirme orgulloso de lo que SOY”,

“Analizo la forma como yo me trato”

“Si me cuido yo mismo , los demás aprenderán a cuidarme”.

Aún más importante es que el camino lo hago YO , y no los demás, por ello que el quererme y respetarme es parte fundamental del caminar en mi propia vida.

Tus pensamientos, tus sentimientos y tus obras son las que te definen como una persona particular y única, así es que no debemos aceptar humillaciones, burlas o condiciones para dejar de ser tú mism@.

#MeQuiero #MeAgrado #SoyYo #ConversandoConLaVeci

Read more

Cuando el miedo te paraliza

Transformo mis miedos en fortalezas

En la rueda del dia jueves tuvimos, como siempre, un grupo interesante. Venir a una rueda del programa Conversando con la Veci(ndad) se convierte en un momento muy ameno para compartir. Trae tus logros y metas. Y siempre puedes venir para conversar de lo que te pesa y te aflige en el día a día.

Algo que no la dejaba dormir a una de nuestras participantes era el miedo que esta pandemia le causaba. Nos contó que era tan fuerte el pavor que le invadía que hasta sacaba lágrimas. El miedo de contagiarse. El miedo de salir, o de no poder salir. La profunda preocupación que le causa estar a lado de una persona desconocida. Porque no puede saber si está contagiada o no. El susto que le genera que un familiar cercano se contagie porque no sabemos cómo lo podemos atender. O peor aún, se podría agravar. Similarmente, el cierre de algunas empresas nos causa malestar. Sabemos que muchas personas han perdido su trabajo. Y estas personas necesitan de lo básico para subsistir: alimento, techo, cobijo.

Tantos miedos que nos invaden!!

Pero lo que ella no se dio cuenta –antes de venir a la rueda– es que no era la única que sufría con estos temores. Muchas personas –más de lo que uno se puede imaginar– están sintiendo lo mismo. Pero, en la rueda, descubrió que no está sola y que sí hay luces al final del túnel.

“Cuando ya no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”.

Victor frankl

Las perlas fueron saliendo de tod@s l@s participantes. Primero, saber que sí hay formas de reducir el riesgo de contagio. Es importante cuidarse, ser responsable, disciplinad@ y coherente con las instrucciones que se nos brindan. Segundo, saber que podemos aprovechar la tecnología para comunicarnos. Podemos usarla para encontrar apoyo en espacios como la rueda virtual por zoom (todos los jueves a las 17h30). O para hacer una simple llamada telefónica a un familiar o una amiga. Esto puede significar un cambio, una alegría para la otra persona. Es tener a la familia más cerca a pesar de la distancia. Por eso haz la llamada y no esperes a que te llamen. Eso nos puede fortalecer.

Reemplazar el miedo con expectativa

Increíblemente, para muchas de las personas que participamos en la rueda, el estar en casa, se ha vuelto una gran oportunidad. Sobre todo, el momento se ha prestado para aprender algo nuevo. Much@s hemos vuelto a leer ese libro que tanto nos gustó o para descubrir uno nuevo. Otr@s se han lanzado a investigar en la red. Y qué emoción entretenernos con esas novelas de antaño o reírnos de lo que nos divertía en la niñez. Cuántas veces se mencionó la importancia de llenar nuestras mentes con las cosas que nos diviertan o que sean de un interés productivo. Y esto resulta más importante aún más cuando nos desespera la falta de trabajo.

Así fueron algunas de las grandes lecciones de la rueda. Cuando estás aprendiendo y compartiendo activamente, hay menos espacio para los miedos en tu mente, tu vida, tu corazón. Apoyar a l@s demás en servicio trae paz. En otras palabras, brindemos todo lo que podamos: una mano, un pan, una palabra de aliento. Porque hoy en día somos muchas personas que pasamos por estos problemas. ¡Qué mejor saber que existe un YO ESTOY AQUÍ, un escuchémonos y cuidémonos entre tod@s. Si los miedos me están venciendo, no hay vergüenza en buscar ayuda profesional. Pero muchas veces el apoyarnos entre tú, yo y tod@s es suficiente para encontrar nuestra fuerza.

Read more