Al final del Arco Iris
+593 99 057 7346
Info@paarriba.org

Perla de inspiración

Al final del arcoíris

Elaborado por: Lorena Sánchez

SOBRE EL ARCO IRIS 
por Judy Garland

En algún lado, sobre el arco iris,
Bien alto,
Hay una tierra de la que escuché
Una vez en una canción de cuna.

En algún lado, sobre el arco iris,
Los cielos son azules,
Y los sueños que te atreviste a soñar
Realmente se hacen realidad.

Algún día desearé sobre una estrella
Y despertaré donde las nubes
están muy detrás de mí,
Donde los problemas se derriten
como caramelos de limón,
Más arriba de las chimeneas,
Allí es donde me encontrarás.

En algún lado, sobre el arco iris,
los pájaros azules vuelan,
Los pájaros vuelan sobre el arco iris,
¿Por qué entonces,
Oh, por qué no puedo yo?

Si los felices pequeños pájaros azules
Vuelan más allá del arco iris,
¿Por qué, oh, por qué no puedo yo?

Hubo una vez una niña que soñó subirse en el carruaje de las princesas para rescatar a su pueblo, ella no anhelaba ser rescatada ni nada por el estilo, ella quería liberar a su gente del olvido impostergable de siglos.

Pero el arco iris no solo tiene amarillo, también es azul o violeta, también es rojo y verde, es decir también tiene matices, como la vida misma.

Por eso como el arco iris, los momentos son efímeros, cargados de luces hermosas pero duran lo que increíblemente dura el final de una tormenta.

Muchas veces, ese es el final de los sueños, un hermoso resplandor que se evapora con la gotículas de nuestras lágrimas cuando los vemos partir sin asidero…Pero lo que no sabemos, es que era necesaria la tormenta para nutrir los campos, era necesario cambiar la perspectiva del sueño, pues nuestro poder va más allá de los carruajes o las tarimas, nuestro poder va por dentro y  no hay medalla que se nos haga esquiva.

Sin embargo, el aprendizaje para llegar a esta meta, puede llevar lustros o tal vez seiscientos segundos… depende de cuán intensa pueda ser la experiencia.

Por eso, el final del arco iris es nuestro propio reflejo recordándonos nuestro potencial magnífico y hermoso que se estaciona entre la lluvia y el sol, entre morir y renacer, entre fracasar y volverlo a intentar…

¿Cuál es el color que te invade?

Hubo una vez una mujer que siempre fue princesa, aún sin corona, un día se tornará reina de su historia y decretará mil portentos para su gente adorada, porque la vida es fiel y el destino nos premia, sólo es cuestión de paciencia, sino declinamos nuestro camino, ante las tentaciones de adelantar la senda por el paso más corto…

El arco iris de tu alma es tan hermoso, porque es tuyo y nadie lo ahoga, más bien la propia luz lo hace brillar aún más, entre lágrimas muchas veces, pero ilumina y perpetúa nuestra esperanza.

Los grandes dragones que lanzan fuego y vociferan maleficios por ser tan diferentes, no acallarán los sueños, no pueden, un día su poder se tornará en humo y ceniza y ya no dañarán nada, no tienen la fuerza, creo que en realidad nunca lo tuvieron, pues el grito, la burla o la amenaza sólo son formas de acallar los vientos con el poder de lo grotesco, pero no reinarán eternamente.

La princesa entenderá el camino y ella sola llegará. Este final del arco iris es tan mágico y esperanzador que nada puede con su instantánea promesa de que siempre, siempre, siempre luego de la tormenta el sol vuelve a brillar. 

Y si los felices pájaros azules vuelan más allá del arco iris, por qué no puedo yo?

No te rindas. Nos regalas tu sonrisa de siete colores?? 

Gracias por existir.

LISV.