La Vida no te quita nada ... | Pa'Arriba Foundation
+593 99 057 7346
Info@paarriba.org

Perla de inspiración

La Vida no te quita nada …

PERLA CCTV FEBRERO 21 (2)

La muerte es un tema sombrío y a la vez apasionante, triste y nos deja muchas enseñanzas.

Nos preguntamos ¿por qué puede ser apasionante?  Porque antes de que llegue debemos saber reconocer lo afortunados que somos al estar vivos y al saber disfrutar de la vida, ya que, no se olviden, tan solo es un soplo.

¿Por qué nos atrevemos a decir eso?

Desde que nacemos una cosa es más cierta, así como que el agua moja, es que el día menos pensado ya no estarás aquí, así es, te vas a morir.

Lo interesante de esto es que amamos a los que nos cuidan, a los que nos acompañan, a los que de alguna manera sienten lo mismo por uno.

Ese amor es enorme y va acrecentándose con el paso del tiempo, o en ocasiones es en reversa.

En fin, el dolor se vuelve manifiesto cuando el repentino “desaparecer” de una persona a la que amamos ya no está más; ese dolor es considerablemente proporcional al cariño que tuvimos por ella.

Por esta razón, nos enfocamos en principio por la salud de los más vulnerables como son los hijos, y al recorrer del tiempo, nos enfocamos en la salud de “nuestros viejitos” augurando que estén por muchos años más con nosotros, pero la realidad es otra, nuestros padres no son eternos, y más temprano que tarde les llegará su hora de partir a la eternidad. Eso es innegable.

Sacudón

Ahora bien, ¿qué pasa cuando la vida nos da un revés?  Sí, ese sacudón al que nunca estamos preparados, cuando el ser que se nos va es un hij@.

TOOOOODO se desmorona como castillos de naipes, la tierra nos traga y no queremos salir, el océano se vuelve más profundo y nos quedamos en el fondo, no queremos saber de nuestra existencia, si fuera posible cambiaríamos el lugar con tal de que esa luz no se apague.

Es sin duda, una de las pruebas más fuertes que el ser humanos debe enfrentar, cada una de las personas que lo han vivido saben de lo inmenso y profundo que es ese sufrimiento y llevarlo a cuestas es un peso de toneladas en su corazón.

A pesar de todo… LA VIDA ES BELLA.

Sin embargo, no nos toca otra cosa que seguir adelante, muchas veces vivir como zombi, pero siempre hay una luz que nos ilumina y nos da la fortaleza de mirar hacia los lados y hacia el frente y fijarnos de las personas que nos acompañan, dándonos ánimos, brindándonos su atención y aprendemos a valorar a los seres queridos que ESTÁN VIVOS.

Aprendemos a levantar la cabeza y disfrutar de las cosas simples: un café con un amigo, un paisaje, el caer de la lluvia, un día soleado, las flores, los animalitos, y de lo grandiosa que es la naturaleza.

Se experimenta que el compartir y alegrarse del tiempo que se pasa junto a los seres queridos es hasta en el final, hasta el último aliento sin olvidar de decirles cuanto se los ama.

Tener conciencia de que la muerte es parte de la vida, y de los que se adelantan es solo eso… se adelantaron a una vida mejor.

Nos formamos en abrazar la tristeza, sobrellevarla y levantarnos para continuar, no es sano disfrutarla, será parte de nuestro temperamento beberla como un trago amargo, ¡pero lo importante es que afuera HAY MUCHAS COSAS BUENAS MÁS ESPERÁNDOTE!

Las herencias y los legados buenos y malos que nos dejan son parte de nosotros y muchas veces también nos vestimos con ellos.

La vida es bella, valiosa, y hermosa en toda su extensión y hay que aprovecharla al máximo con sus altos y sus bajas, deleitarse con la familia, con los amigos y con el que te brinda una mano, porque LA VIDA NO TE QUITA NADA PARA SER FELIZ DE NUEVO.