Maestros, persona que dejan huellas
+593 99 057 7346
Info@paarriba.org

Conmemoraciones

MAESTROS, personas que dejan huellas

Por: Ma Fernanda Camacho

En este día tan especial es necesario dar un agradecimiento a las personas que están repletas de paciencia, entrega y tenacidad, en este día tan especial es necesario dar un agradecimiento a los maestros.

Los pedagogos son seres que se cruzan en nuestro camino para llenarnos de aprendizajes, se presentan en nuestras vidas no solo para cumplir con lo que una malla curricular exige, sino también, para guiarnos en distintos aspectos de la vida.

Gracias por dejar de lado el papel de profesor y convertirse en un soporte para lidiar con problemas que en ciertas ocasiones parecen no tener solución, por compartir anécdotas y risas con cada uno de nosotros, por hacernos notar que en ciertos momentos no estamos haciendo las cosas bien, por confiar en nuestras habilidades e impulsarnos a luchar por nuestros sueños.

Gracias por no permitir dar paso a la mediocridad y presionarnos a demostrar nuestro máximo potencial.

El mentor que marca una vida

Los educadores que hacen la diferencia son aquellos que nos hacen analizar las diferentes variaciones sobre una decisión,  cuando nos hacen pensar sobre esa decisión entre lo bien y el mal, aquel profesor que recalca lo que es moral y ético.

Cuántos profesores  existen que nos hacen  ver la otra cara de la moneda, una nueva perspectiva sobre un tema, dilucidar sobre tabúes o mitos, que nos hacen pensar sobre la existencia o sobre la esencia del ser humano.

No solo es lo que podamos aprender sobre una teoría, sino de conocer y despertar ese anhelo de conocimiento e investigación sobre las cosas y que podamos tener una abanico de respuestas con fundamento y el pensamiento crítico sobre la pregunta.

Más aún cuando ese conocimiento redunda en los valores, de saber a ciencia cierta, que una acción tiene una consecuencia y que debemos asumir la responsabilidad total de dicho acto, cualquiera que este sea.

Gracias al maestro que nos enseña lo que es valedero, lo que es ético, lo que está dentro de moral, lo que es la lealtad, lo que es el amor hacia los demás.

Muchas gracias por no renunciar a su propósito, aunque en varias ocasiones sientan que lo que hacen no tiene sentido alguno.

Gracias por ampliar nuestra visión del mundo y hacernos saber que si lo deseamos con todas nuestras fuerzas podemos llegar a la cima más alta, gracias por tratar de convertirnos cada día en un mejor ser humano.

Por eso y más, gracias infinitas.

¨El maestro mediocre cuenta. El maestro corriente explica. El maestro bueno demuestra. El maestro excelente inspira¨. William A. Ward.